Accesibilidad y aplicaciones web

Hubo un tiempo en que la web era "sólo" información: texto, imágenes (poco más contenido multimedia, el ancho de banda era lamentable) e hiperenlaces. Como cualquiera se podía poner a hacer una página y los navegadores tragaban con todo el código era innecesariamente malo. Si a eso le sumamos la guerra de navegadores, en la que competían por ver cuál implementaba más etiquetas indeseables, no es difícil pensar la razón por la que los estándares web comenzaron a cobrar importancia.
Uno de los grupos de consolidación de estándares era el WCAG WG, encargado de algo tan loable como asegurarse de que aquella maraña de información cumplía unos requisitos mínimos para que la gente con discapacidad pueda disfrutar de ellos. En 1999 publican WCAG 1.0, la (única hasta hace poco) guía de referencia sobre qué es una página web accesible.
La web, que comenzó siendo puramente información, ha ido creciendo hasta tomar el papel de un simbionte en nuestra vida: la necesitamos para casi todo, y además ella se alimenta de nosotros, de nuestras aportaciones, en lo que se ha llamado Web 2.0. Se ha metido en nuestras vidas y en nuestros trabajos, en forma de aplicaciones web. Éstas no son sólo información, son también comportamiento. No son sólo una evolución de la web, sino que sustituyen a las aplicaciones de escritorio. Una aplicación web, técnicamente, es algo mucho más complejo que una página. Para que sea verdaderamente cómoda es necesario utilizar técnicas más avanzadas, que, entre otras cosas, implican scripts.
Eso choca con la WCAG 1.0, ya que en uno de sus puntos más restrictivos, dice que la página debe funcionar sin lenguajes de script. Eso lleva años sin ser asumible por una aplicación, especialmente desde que los usuarios exigen Ajax. El problema es que javascript ya NO es un problema real de accesibilidad. Los lectores de pantalla han mejorado notablemente, y no es necesario adherirse a una restricción tan exigente. El propio WCAG WG es consciente de ello y lleva años trabajando en la siguiente versión, que acaba de ser publicada. El 11 de diciembre de 2008 se ha publicado la primera versión pública no borrador de la guía WCAG 2.0. No sólo eso, sino que están trabajando en otra más, ARIA, que consigue que algo tan inaccesible (hasta ahora) como el framework GWT pueda serlo.

Esto, que personalmente es un hito alentador (¡voy a poder hacer aplicaciones web ajax accesibles de verdad y además certificadas!) legalmente en España sigue siendo un problema. Los políticos y abogados de este país no saben aquello del DRY, y disfrutan en su síndrome NIH. La norma UNE 139803:2004, sobre accesiblidad, en vez vez de decir algo como "la página web debe estar conforme a las especificaciones de accesibilidad del WCAG WG" es un cortapega de las normas presentes cuando fue redactada.

En mi opinión lo que debemos hacer es seguir WCAG 2.0 y/o ARIA, que son el presente y futuro de la accesibilidad web. Las demás consideraciones dejémoslas en manos de los abogados...

En breve, implicaciones de WCAG 2.0. ¡Stay tuned!

PD: mientras escribía esto ha sido cuando he visto que WCAG 2.0 es estable, no os imagináis el alegrón que me he llevado. Ahora, a empollarlo.

Posted by Juan Ignacio Sánchez Lara 10:36  

0 Comments:

Post a Comment