La Web: la piedra filosofal de la informática

La web pretende convertirse en los próximos años en la plataforma (casi) perfecta. Si hiciésemos una lista de características de una aplicación ideal podríamos indicar, por ejemplo, que no tuviese instalación, que pudiese acceder a ella desde cualquier sitio, que no necesitase conexión a Internet para funcionar, pero que la aprovechase si la tuviese, que se actualizase automáticamente (¡y gratis!), que facilitase el trabajo compartido...

La teoría es que esto se podría conseguir casi con cualquier lenguaje, pero sólo la Web ha conseguido meterse (hasta el tuétano) en nuestra vida. Así que, lo que a priori es una basura de plataforma (estándares ineficaces, implementaciones deficientes, problemas de seguridad, frameworks complejos, pocas herramientas útiles...) va camino de convertirse en los próximos años en la piedra filosofal. Google Docs viene anticipando desde hace meses la muerte de los paquetes de ofimática gracias a Ajax, pero la siguiente generación de navegadores se pretende convertir en una plataforma de ejecución mediante aplicaciones offline. La idea es tan "simple" como que los recursos se almacenen en una caché local con el rel="offline-resource".

Hasta ahora, por ejemplo, teníamos el Word OpenOffice, programado en C++ y compilado a código máquina, ejecutándose con el procesador interpretando este código. Periódicamente pirateamos emergemos la versión nueva, cuando vamos a otro ordenador, lo instalamos también...
En breve tendremos una nueva versión de Google Docs, que se ejecutará sobre el intérprete JavaScript de Firefox, que si estamos conectados a Internet ejecutará la ultimísima versión, y si no, la de la última vez que entramos. Nada de instalaciones, nada de actualizaciones... Sí, es más lento interpretar JavaScript que ejecutar código máquina, pero ¿para qué queremos si no estos fantásticos procesadores de n núcleos que nos venden?

Por si alguien no le da importancia, tanto Microsoft con Apollo como Adobe con Flex ya se han posicionado para dominar un mercado difícil de dominar. Incluso Dojo tiene un paquete para aplicaciones offline.

Posted by Juan Ignacio Sánchez Lara 16:39  

0 Comments:

Post a Comment